Usted está aquí

Una banca, una nación

Efeméride
Una banca, una nación
13/10/2020

El 13 de octubre de 1960 marcó un punto de giro para la seguridad económica de la aún joven Revolución Cubana, al aprobarse la Ley 891, la cual legitimó la nacionalización de todos los bancos activos en el territorio nacional y dispuso que la función bancaria solo podría ejercerla el Estado, a través del Banco Nacional de Cuba (BNC).

Hasta esa fecha funcionaban cinco instituciones crediticias y 44 bancos privados (seis de ellos extranjeros), en gran parte cómplices de los gobiernos seudorrepublicanos que por medio siglo admitieron la evasión de impuestos y aranceles a firmas yanquis radicadas en suelo cubano.

Los manejos no éticos de algunas de esas sucursales engrosaron también las deudas de la nación para satisfacer caprichos de una burguesía corrupta y recalcitrante, que aún después del triunfo revolucionario de 1959 financiaba acciones dentro y fuera del país para desestabilizarlo política y económicamente, descapitalizar sus industrias y torcer el destino de las ganancias obtenidas en la producción agrícola y los servicios.

Como antecedente de esa acción radical del proceso revolucionario se destaca la nacionalización, en septiembre de 1959, de varios bancos estadounidenses, subordinados a intereses perjudiciales para la nación, y el nombramiento de Ernesto Che Guevara como presidente del BNC, en noviembre de 1959, mandatado para renovar el sistema bancario del país e impedir nuevas fugas del patrimonio financiero.

Fue Guevara quien propuso la nueva ley y lideró el primer proceso de cambio de moneda dentro de la Revolución, en aras de cortar de raíz la intromisión de los monopolios financieros yanquis. En honor a quienes asumieron aquel decisivo proceso, cada 13 de octubre se celebra en Cuba el Día del trabajador bancario.

Tomado de JR