Usted está aquí

El oportunismo del que se quiere dotar a la Constitución

Noticias
El oportunismo del que se quiere dotar a la Constitución
13/10/2021
Autor: 
Karla Santana
Fuente: 
Comunicación UJC

El oportunismo del que se quiere dotar a la Constitución en su utilización como excusa para exigir derechos de libertades individuales no sólo es incorrecto, sino además es falso, porque si se asimilan determinadas prácticas políticas como defender colectivos que abogan el intervencionismo, el terrorismo, la restauración del capitalismo y reciben financiamiento de programas imperialistas para la subversión del proceso revolucionario cubano no son postulados que refrende la Carta Magna, si fuera simpatizante de este discurso dejaría de ser  legalizadora de la Revolución que el poder popular respaldó. Incluso si el aventurero es ajeno a cualquier estímulo monetario y se emprende en el viaje de desmontar el proyecto revolucionario deberá entender que en un Estado Constitucional de Derecho la realización de los derechos deberá mediarse por un análisis de proporcionalidad que asegure la justa ponderación entre los derechos en disputa; y en esa valoración deberá prevalecer el orden constitucionalmente establecido y el bienestar nacional.

Cualquier tipo de intimidades con el imperialismo es una condición ética innegociable y quien la vulnere sale automáticamente de cualquier consenso  o de cualquier pertenencia a la Revolución.

Cabría entonces un cuestionamiento ¿cómo es plausible para cualquiera en Cuba solicitar derechos políticos y respeto para colectivos, movimientos, medios de comunicación y personas que trabajan públicamente por el fin del proceso revolucionario cubano? Resalto, el problema ético no está sólo en desnaturalizar su lucha porque reciban dinero sino en solicitar prebendas para quienes su programa manifiesto es la clausura del proyecto revolucionario socialista.

Puedes disentir claro, la heterogeneidad de pensamiento político es un hecho que asiste. Pero rehúso el debate sobre la abanderada libertad individual que se sustenta en el derecho a manifestar principios contrarios al proyecto revolucionario que versa sobre la base del consenso. No puedo entender la libertad como ejercicio individual.

Y no entendamos con ingenuidad la pluralidad y el derecho al disenso. ¿Podemos hablar de pluralidad o respeto dándole voz a la reacción en el escenario político? ¿Conceder derechos políticos a quienes luchan por anular el consenso político revolucionario que es quien además le proporciona esos derechos? Me parece una falsa pluralidad, porque no se da sobre la base de un consentimiento mayoritario, sino sobre la idea falaciosa de que darle voz a los contrarrevolucionarios nos traerá más democracia. El montaje hollywoodense del discurso de la democracia y la libertad de expresión se articula detrás del telón del anexionismo para ofrecer al pueblo una obra que se compre el guión que ¨conecta¨ con las sensibilidades de la sociedad.

Hay una falacia importante que hay que desnaturalizar cuando se habla de defender la igualdad de participación política de la contrarrevolución como imperativo ético para que como un mito mesiánico vengan los iluminados a salvar la Revolución con una agenda libertaria.  En el campo de la Revolución existen fuerzas internas para construir el consenso, para ofrecer un universo posible de justicia mayor y encarnar una conquista de libertad emancipadora real. Me parece falsario, que una pseudo defensoría del pueblo proclame su distancia con el Estado y quiera defender a los ¨vengadores del comunismo¨, a los mesías del capitalismo, negando a la bitácora verdadera del poder popular que es la Revolución.

Creo que la crítica en Revolución es necesaria, aportadora, es indispensable para seguir con el proyecto emancipador revolucionario. Pero estar en Revolución significa ejercer el consenso de que sólo la profundización del socialismo es el destino y la meta. La discusión puede sobrevenir sobre qué modos, senderos, discursos, formas debe tener ese socialismo y ese devenir político, pero ese debate es imposible establecerlo con la contrarrevolución si sostiene que la Revolución está muerta, traicionada o niega que existe el socialismo. Hay que saber dónde se halla lo admisible en lo político. Dialoguemos si, pero en la mesa de discusión no permitiremos que se defiendan posturas desde el apoyo imperialista porque la democracia plena en Cuba, la profundización democrática en Cuba será socialista o no será.

Tomado del perfil de Facebook/Karla Santana

 

Palabras clave: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.