Usted está aquí

Social

¿Cómo es posible que José Antonio Ceballos esté en todas partes sin el don de la ubicuidad? JR le preguntó. «Soy un joven cubano y por Cuba lo que sea», nos dijo, y subrayó que cuando existe compromiso y responsabilidad todo es posible.

Tres decretos leyes fueron aprobados por el Consejo de Estado en reunión encabezada por Esteban Lazo, y que contó con la participación del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, y del primer ministro, Manuel Marrero Cruz.

Jóvenes cienfuegueros Por la Vida integran una segunda brigada que se  desempeña en la zona roja, enfrentando la COVID-19 en el Centro de Especialidades Ambulatorias “Héroes de Playa Girón”, de la Perla del Sur, donde ingresan casos confirmados con el nuevo coronavirus.

La llegada de la Covid-19 a nuestro país obligó a cambiar las dinámicas diarias de cada uno de los cubanos, pero no por eso el país se detuvo.

Ser solidario, es una de las más importantes características que distingue a los cubanos y así lo demuestran los grupo de jóvenes capitalinos, que se dieron cita en el Banco de Sangre Provincial, ubicado en 23 y 2 del municipio Plaza de la Revolución.

Importantes misiones cumplen desde los inicios de la pandemia los jóvenes en la Isla de la Juventud, desde tareas de impacto en la economía hasta labores de ayuda en las zonas con restricción de movimiento, pero de ellas la más importante es, sin lugar a duda, la de salvaguardar sus vidas.

Una investigación publicada en diciembre de 2020 por el Journal of the American Medical Association —de la cual se hizo eco el diario estadounidense The New York Times— reveló cuán equívocas eran hasta entonces nuestras percepciones.

La historia de Javier podría ser la de tantos miles de cubanos recuperados de la COVID-19, pero tiene un sabor a despedida que la hace más difícil de contar. A él todavía le cuesta hablar de ella.

Para la joven historiadora Adriana Mani Benítez no hay mayor pasión que descubrir algo nuevo. Cuando niña, su mamá se impresionaba al ver que no le atraían los libros de cuentos o dibujos, propios de esa edad, sino los de historia de cualquier temática.

Leonardo Martínez no tiene más de 30 años. Claudia Flores tampoco. Son jóvenes, trabajadores y anhelan una Cuba feminista, con más justicia social, donde el control popular sea eficiente, que no deje desamparado a nadie. Hacia esa nación destinan sus esfuerzos.

Páginas